jueves, 9 de diciembre de 2010

El amor con besos.....




Margarita en medio de la pradera,
nacida para ser amada con besos de amor,

delicada esencia de una flor,
sutil mezcla de sensibilidades y perfumes.


Extracto divino de un beso…
y ternura que lleva al cielo…


Un día estaba lloviendo, saliste a sentir el agua,
y le cantaste al cielo, a la vida, al amor y a mí…
Lloraste de alegría por estar tan viva
y el cielo lloró de alegría al verte tan contenta.

Tú, la mujer de labios delicados y elegantes,
sensuales como el terciopelo de una rosa,

me elevaste al cielo con el primer beso
y de ahí... al mundo de tu corazón.


Al mundo de las delicias de tu piel….


A tu alma azul-lapislázuli, 

me brindaste la delicadeza de tu silueta,  
con tus ojos maravillosos me hiciste el amor
mientras tu cuerpo cabalgaba en mi corazón…

en mi sensualidad…
 

Tu cintura me invitaba a estrecharla
y mis manos no la dejaban ir……
como si estuviera esculpiendo el más suave
 jarrón de porcelana…


Las sábanas se perfumaron de tu esencia,
y se quedó ahí tu aroma para siempre,
se hicieron tersas al envidiar tu piel hermosa.



La sutil elegancia de tus pechos me intoxicó de tu extracto de mujer.

Me embrujó tu hermosura, tu mirada delicadamente lasciva,  que escogió la virilidad de mi alma para extender sus pétalos y abrazarla con su húmedo perfume.




Te atreviste a usar delicadas telas
que apenas se sostenían en

la preciosa silueta de tu cuerpo
y en nuestro arrebato de pasión,
como pétalos de una flor sobre tus hombros de porcelana,

en una delicada pausa, resbaló sedosamente el vestido de satines rojos, encontrando descanso en la suavidad y redondez de tus pechos hermosos,
y tras un instante divino... el sostén de seda rojo, cedió,  como en un desmayo.
Brotaron tus senos esplendorosos...
como el sol cuando amanece...
como un racimo de rosas desprendiéndose del listón que apenas le sostiene,
explosión exquisita de tu perfume,

estruendo de pasión de tus colores... esos...
los rosas más tiernos de tu piel...

Así mi virilidad fue escogida para que tu feminidad fuera besada…


El universo nos puso a ti y a mi, 

en una interminable pasión …
El día que hicimos el amor con besos……..



domingo, 11 de julio de 2010

La Miseria





Tus ojos melancólicos, donde en el borde del mismo, esta una gotita brillante , una gota pequeña y cristalina, que apenas brilla por un rayito de sol, que apenas sale para ti.

La gotita se aferra, se dobla en resistencia, estando a punto de ser despedida en un viaje largo, del adiós, de la despedida, del olvido; para al fin caer y hacerse pedazos en el suelo, así como tu alma, como muchos lo querían...y ni siquiera sabían que existías...

Así estabas, como una planta en medio de una estepa silenciosa y austera. Así decía el árbol viejo y mas cercano: ¨A estos tallos nadie los quiere, nadie los quiere aunque sean bonitos, porque tienen espinas que brillan tanto, como su destello de hermosura, pero para su desgracia provoca que se alejen de ellos.¨...


Eres de esas plantas que naciste para estar solitarias, que a veces, cuando una flor se atreve a estar junto a ti, te doblas en esfuerzo de todo tu ser, aunque sea para apenas rozarle, pero cuando ya estas muy cerca, cuando estas percibiendo su belleza y ella a ti; alguien dirige el rayito de luz, hacia ti, para que tus espinas brillen y así; el viento, u otra planta que se acerca se la lleva, se va de ti, se va en dolor de miedo, de miedo de tu espinas, que son la miseria, que no sabes porque salieron, pues siempre ha sido así......

Entonces estas sola otra vez, en la estepa, en la austeridad de la llanura, donde solamente en la fría mañana se acerca una gotita de rocío, para más tarde caer despedazada en el suelo, otra vez....